Viaje extracorporal a Japón: helado de té matcha

Imagen

Oro verde. O eso podríamos deducir a juzgar por lo que cuesta. La chica de la tienda me lo tuvo que notar cuando pregunté por el precio de 40 gramos de té matcha especial repostería. Rondaban los diez euros: mi cara era una mezcla de asombro e indignación. Pese a todo, compré una bolsita, diciéndome a mi misma que iba a hacer grandes cosas con ella.

Y efectivamente, así fue. En una cena asiática que organizamos con amigos, nosotros hicimos los postres y decidimos que era una buena ocasión para utilizar el té. Diego hizo moshis de té matcha rellenos de chocolate. No guardamos recuerdos fotográficos de aquello porque era verdaderas pinstrositys: era mejor olvidar. Pese al aspecto, he de decir que estaban muy buenos.

Yo opté por hacer un helado de té matcha. Había que darle salida al té y a la heladera que nos habíamos comprado en Navidad y que solo habíamos utilizado una vez para crear una especie de témpano de hielo sabor a dátil. Bien, tenía que encontrar una receta que fuera de fiar, no quería pifiarla en la cena. Busqué en google y para mi sorpresa en el primer puesto estaba la receta de té matcha de un blog al que tengo en mucha estima: El Monstruo de las Galletas. Así que decidí no buscar más y fiarme de su criterio. El resultado fue muy bueno, el sabor era extremadamente delicado, te teletransportaba a Tokyo en un milisegundo y allí te quedabas mientras el suave helado se derretía en tu boca. Si no, que se lo pregunten a mi amigo José Aniorte, que entró en una especie de trance al probarlo.

Ingredientes

  • 20 gr de té matcha
  • 400 ml de leche entera
  • 400 ml de nata
  • 6 yemas de huevo
  • 250 gr de azúcar

Preparación

Mezclamos el té con 40 gr de azúcar y un par de cucharadas de leche hasta obtener una pasta. Ponemos el resto de leche a calentar y añadimos esta pasta mientras removemos con una cuchara de madera. Cuidado con que la leche no hierva, mantener a fuego medio.

Por otro lado mezclar las yemas con el resto del azúcar. Añadir esta mezcla a la leche y seguir removiendo  para que no se pegue. En cuanto dé un hervor, retiramos el cazo del fuego y dejamos templar.

Montamos la nata (no hace falta que esté muy montada, solo un poco) e incorporamos la mezcla del cazo (que ya estará fría) muy poco a poco, haciendo movimientos envolventes con la cuchara.

Metemos esta mezcla en la heladera y la ponemos a funcionar. Cuando acabe, colocar el helado en un tupper y meter en el congelador. El helado aguanta cremoso varias semanas en el congelador, lo difícil es que te resistas

Anuncios

4 comentarios en “Viaje extracorporal a Japón: helado de té matcha

  1. Pingback: Crumble Orgullo Gay, otra perla de El Comidista | Capitelli en la cocina

  2. Pingback: Maki sushi express de salmón | Capitelli en la cocina

  3. Pingback: Tarta de lodo del Mississippi | Capitelli en la cocina

  4. Pingback: Helado de cerezas para celebrar el verano | Capitelli en la cocina

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s