Tarta de maltesers y chocolate especiado

tarta de chocolate

Imagina un esponjoso e intenso bizcocho de chocolate al que le hemos añadido especias para animarlo. Lo recubrimos con una moca exquisita y para rematarlo lo decoramos con maltesers. Además de quedar preciosa, tiene un sabor maravilloso, perfecto para los forofos del chocolate. Esta perdición que os describo existe y la descubrí en el blog de Pepa Cooks, del que soy fiel seguidora.

No os fijéis en mi foto y creed mis palabras: La apariencia de esta tarta es espectacular. Imaginaos los maltesers perfectamente colocados, no con calvas como en mi tarta, todos simétricos y divinos. Podéis comprobarlo en el post original de Pepa. Aun así he de decir que mi creación tiene algo de perdón, porque colocar las bolitas bien no es tarea fácil.

La hice el sábado pasado, para celebrar el 32 cumpleaños de mi amigo Huertas. La llevamos al restaurante donde cenamos y la tomamos de postre. Si hacéis como yo y os lleváis la tarta de paseo, aseguraos de que la protegéis bien.

Ingredientes

Para el Bizcocho

  • 200 gr de harina
  • 160 gr de azúcar
  • 50 gr de melaza (de caña o cualquier otro tipo de melaza)
  • 200 g de mantequilla
  • 75 g de cacao en polvo
  • 4 huevos
  • Una pizca de sal
  • Una cucharada de canela
  • ½ cucharada de jengibre molido
  • Una cucharadita de cardamomo molido
  • Una cucharadita de pimienta negra recién molida
  • 50 ml de ron o vino dulce (tipo mistela)
  • 50 ml de leche entera
  • Un sobre de levadura

Para la cobertura

  • 2 tarrinas de queso philadelfia con chocolate
  • 300 ml de nata para montar
  • 3 paquetes grandes de Maltesers

Preparación

Es más fácil de lo que parece, os lo aseguro

Comenzamos preparando la cobertura para que podamos dejarla en la nevera reposando. En un cuenco o en un recipiente apto para batir echamos la nata y batimos hasta que esté montada. Añadimos el queso philadelphia y seguimos batiendo. Se quedará una  especie de nata montada pero con mucho más cuerpo, más untuosa. Metemos la mezcla a la nevera.

tarta de chocolate

 

En la foto, mi amiga Fanny con una porción de la tarta

Ahora le toca el turno al bizcocho. Calentamos el horno a 220 grados. En un cuenco mezclamos las yemas de huevo, el azúcar y la melaza. Reservamos las claras. Removemos la mezcla hasta obtener una masa cremosa y parduzca (si no lo ponéis melaza, quedará blanquecina).  Añadimos la mantequilla derretida, pero no caliente. Seguimos removiendo.

Batimos las claras que habíamos reservado a punto de nieve. Reservamos,

En otro cuenco mezclamos los ingredientes secos: el cacao, la harina, la levadura y las especias. Añadimos la mezcla anterior y removemos. Añadimos el ron y la leche, seguimos removiendo, aunque no demasiado, solo un poco hasta que los ingredientes estén ligados. Echa a la mezcla las claras, integrándolas en la mezcla con movimientos envolventes.

Vertemos la mezcla en un molde desmontable engrasado con mantequilla. Bajamos la temperatura del horno a 180 grados y horneamos durante unos 45 minutos o hasta que al pincharlo con un palillo este salga limpio. Dejamos enfriar.

Antes de cortarlo, tiene que estar bien frío, sino el bizcocho se desmigajará. Una vez frío, desmoldamos y cortamos el bizcocho por la mitad, en dos capas, de modo que se queden dos círculos de bizcocho. Cubrimos una de las mitades con una capa generosa de la cobertura. Cubrimos con la otra mitad y repetimos el proceso. La capa de cobertura tiene que ser abundante, para que luego las bolitas se queden pegadas. Añadir cobertura en los laterales de la tarta.  Refrigeramos al menos media hora para que la cobertura coja cuerpo.

Añadimos una hilera de maltesers justo siguiendo el diámetro de la tarta. Seguimos rellenando haciendo hileras longitudinales.