Mini-hamburguesas de lentejas y parmesano

burger lentejas

Las hamburguesas de legumbres son una auténtica joya de la cocina vegetariana: están llenas de sabor, son nutritivas y dan el pego. Cuando las comes tienes la impresión de estar degustando un plato elaboradísimo, pero en realidad te lleva apenas una media hora hacerlas y los pasos a seguir son sencillos.

Las hamburguesas vegetarianas –al menos como yo las entiendo- suelen tener una base de legumbre (alubia, lenteja, garbanzo), un sofrito de cebolla, especias y de manera opcional algún que otro vegetal (champiñones, espinacas). Con estas tres o cuatro patas la receta no puede fallar, da igual cómo las combines y qué ingredientes extra le añadas. Yo solía hacer las hamburguesas de garbanzos, al estilo falafel, pero eran más difíciles de manipular, se me deshacían con facilidad en la sartén. Decidí probar a hacer hamburguesas de lentejas porque es mi legumbre favorita y resultó ser más fácil todavía: no se deshacían en la sartén ¡y estaban buenísimas!

Ingredientes

  • 300 gr de lentejas de bote
  • Media cebolla troceada muy finita
  • Un ramillete de perejil
  • 30 gr de parmesano rallado
  • 1 diente de ajo
  • 1 rebanada de pan de molde integral
  • Sal y pimienta recién molida
  • ¼ cucharadita de guindilla molida
  • ½ cucharadita de comino
  • 1 huevo grande batido
  • Pan rallado

Para acompañar

  • Panecillos
  • Pepino
  • Tomate
  • brotes de soja
  • Chutney de mango

Preparación

Sofreímos la cebolla lentamente hasta que empiece a estar transparente. Picamos el diente de ajo y lo echamos a la sartén. Sofreímos junto a la cebolla durante algunos minutos más, hasta que empiece a tomar un color dorado. Retiramos del fuego.

En un cuenco grande echamos las lentejas lavadas y escurridas. Trituramos con un brazo robótico unos segundos, para que las lentejas queden ligeramente trituradas pero que se vean los tropezones. Desmigajamos la rebanada de pan en migas pequeñas y añadimos al cuenco. Mezclamos con la guindilla, la cebolla, el perejil, el parmesano, el huevo y el comino. Salpimentamos al gusto.

Ponemos a calentar una sartén con un buen chorro de aceite. Con las manos cogemos pequeñas porciones de mezcla, les damos forma de pelotita y las rebozamos en un poco de pan rallado por ambos lados, aplastando suavemente hasta que adquieran forma de hamburguesa. Freímos por ambos lados hasta que estén doradas. Retirar de la sartén con una espumadera y dejar sobre un plato con papel de cocina para que absorba el exceso de aceite.

Abrir un panecillo y tostarlo (opcional). Colocar dentro la hamburguesa y un poco de Chutney. Acompañar de una ensalada de tomate, brotes de soja y pepino.

Anuncios

Corazones de Nutella para San Valentín

corazones

 

Para San Valentín, para después de comer, para el desayuno o para cuando sea. Estas galletas en forma de miocardio hechas con muuucha Nutella apetecen en cualquier momento. Las vi en Directo al paladar, uno de mis blogs de cocina de referencia y supe que tarde o temprano caería rendida antes estos bombeantes bocados chocolateados.

Como casi cualquier receta de galletas, se hace muy rápido: rápido de amasar, rápido de hornear. Nada de pringues ni esperas. Y cuando los metes al horno y a los cuatro minutos empiezan a desprender su aroma a caramelo, chocolate y avellanas… ohhhh, te dice a ti misma que podrías dedicarte a esto todo el día.

Yo los serví con un par de bolas de helado de ese pecado llamado Häagen Dazs, en concreto el de Macadamia Nut Brittle. Demasiado.

 

Ingredientes

Para unas 18-22 galletas

  • 270 gr de harina
  • 1 sobre de bicarbonato sódico
  • 200 gr de azúcar moreno
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla
  • 500 gr de Nutella
  • 2 huevos
  • 1 pizca de sal

Un cortapastas en forma de corazón

2014-02-08 21.19.48

Preparación

Precalienta el horno a 180 grados

En un cuenco bate los huevos, el azúcar y la vainilla. Añade la nutella y remueve con cuidado hasta conseguir una mezcla homogénea. Echa la harina, el bicarbonato y la sal y sigue removiendo. A mi me estaba costando un poco y al final opté por hacerlo con las manos. Es totalmente lícito y hasta muy recomendable: la mezcla que irá formándose es algo dura de trabajar y es más fácil de trabajar.

Coloca la masa hecha una bola encima de una superficie enharinada y cúbrela con un rectángulo grande de papel de hornear (así no se te pegará el rodillo a la masa). Sitúa el rodillo encima del papel y estira la masa. Puedes hacer las galletas finas o gruesas, eso depende de ti. Si las haces más bien gruesas hornéalas un par de minutos más. Corta la masa con el cortapastas. Coloca los corazones encima de una bandeja de horno previamente forrada de papel de hornear y enharinada. Sepáralos bastante, ya que al hornearlos se hinchan y se quedarán pegados los unos a los otros si no les das espacio.

Hornea durante unos diez minutos. Saca y deja enfriar sobre una rejilla.

Tortitas americanas para el desayuno

tortitas

 

Esta receta y la anterior son perfectas para un desayunar a lo grande. Nada de media tostada y un café rápido. Hablo de un desayuno de los que necesitan una siesta después, como por ejemplo unas sabrosas, dulces y esponjosas tortitas americanas, a las que les puedes echar lo que te venga en gana: nutella, salsa de frutos rojos, miel, limón y azúcar. Las opciones son infinitas.

Yo me decanté por dulce de leche, nada menos. El resultado fue espectacular: ¡estaban buenísimas! Y –ya ves tú- son los ingredientes más simples del mundo: un poco de harina, pero combinados de esta manera parece que los planetas se hayan alineado en tus papilas gustativas. ¡A por ellas!

tortita2

Ingredientes

  • 250 ml de leche entera
  • 2 huevos
  • 50 gr de azúcar
  • 1 cucharada de aceite
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla
  • 200 gr de harina
  • 1 sobre de levadura
  • Mantequilla para engrasar la sartén

 

Preparación

Se hacen en quince minutos y son fáciles re-fáciles. Merece la pena levantarse un ratito antes y darse un homenaje para desayunar 🙂

Mezcla el azúcar, el huevo y la vainilla hasta que se forme una masa espumosa. Añade la leche, el aceite, la harina y la levadura y remueve hasta que la mezcla esté homogénea.

Calienta media cucharadita de mantequilla en una sartén. Cuando esté caliente la sartén, vierte una cucharón de mezcla en la sartén. A los pocos segundos verás cómo empieza a cuajar la masa. Cuando esté más o menos cuajada, dale la vuelta a la tortita. Cuécela durante un poquito más y sácala de la sartén con una espátula.

Repite la operación con las tropecientas tortitas que le siguen. Rellena a tu gusto.