French toasts para un desayuno a tope

french toast

Menudo invento el de las tostadas francesas o French toasts. ¿Te sobra pan del día anterior? ¿El pan de molde empieza a parecer un bloque de hormigón? No problemo! Inventos como las french toasts, las torrijas o incluso el pan de calatrava nacieron con el único propósito de dotar al pan reseco de una nueva y gloriosa vida. Reciclar, reciclar y reciclar: ésa es la consigna. Sólo necesitas tener en casa lo que cualquiera debería tener siempre en casa (ejemmm), a saber: azúcar, huevos y leche, ingredientes básicos en cualquier postre reciclado. ¿Los tienes? Pues prepárate para disfrutar de un desayuno memorable.

 

Ingredientes

(para 6 tostadas)

  • 2 huevos ligeramente batidos
  • 1 taza de leche entera
  • ½ cucharadita de esencia de vainilla
  • ½ cucharadita de canela
  • 4 cucharadas de azúcar + un poco más para espolvorear
  • Mantequilla
  • 6 tostadas que estén empezando a secarse o 6 rebanadas de pan del día anterior

 

Preparación

En un cuenco mezclamos las 4 cucharadas de azúcar con la leche, los huevos y la esencia de vainilla. En una fuente disponemos el pan y vertemos la mezcla por encima, asegurándonos de que queda bien empapado. Mientras se empapa bien, ponemos a calentar una sartén con una cucharada de mantequilla. Cuando esté caliente, vamos echando las tostadas, con cuidado para que no se rompan. Doramos por ambos lados (nos llevará unos cinco minutos) y retiramos del fuego. Colocamos las tostadas sobre un plato con papel absorbente para retirar el exceso de grasa. Cuando estén tibias, espolvoreamos con un poco de azúcar y canela.

 

Tabouleh con calabacín salteado

tabouleh

Este tabouleh sustituye el tradicional pepino por calabacín salteado y elimina la cebolla fresca, por lo que resulta muy digestivo, ideal para las cenas de verano. Si tienes a mano un manojito de menta fresca, trocéalo y añádelo a esta deliciosa ensalada ¡multiplicarás su frescura!

Puedes sustituir el cus-cus por bulgur, que tiene pinta como de trocito de grano de trigo hervido, como un grano de cus-cus pero más entero.  Por lo visto, en la cocina libanesa el tabouleh se hace con bulgur y no con cus-cus. Este ingrediente cambiará la textura del plato y lo hará más crujiente.

 

Ingredientes

Para dos personas

  • 1 calabacín cortado a daditos
  • 1 tomate grande, maduro y sabroso, cortado a daditos
  • Unos 150 gr de queso feta, cortado a daditos
  • El zumo de medio limón
  • Cus-cus
  • Un puñado de aceitunas negras
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal y pimienta recién molida

Preparación

Salamos al gusto los daditos de calabacín

Calentamos un poco de aceite en una sartén. Cuando esté muy caliente echamos los daditos y salteamos a fuego vivo durante unos minutos. Tienen que quedar dorados por fuera y al dente por dentro, por lo que con dos o tres minutos bastará. Apartamos y reservamos.

Hervimos en un cazo un poco de agua. Cuando rompa a hervir, apagamos y echamos el cus-cus. Yo lo eché a ojo… muy típico en mí. Probad con un par de puñados. Removemos y esperamos un par de minutos para que el grano se ablande. Escurrimos y echamos un cuenco grande. Añadimos el tomate, el calabacín, el queso, las aceitunas y removemos con cuidado. Aliñamos con el zumo de limón, el aceite, la pimienta y la sal. Servimos fresco.