Hummus sencillo de garbanzos

hummus

 

Hummus en árabe significa “garbanzo” por lo que este plato vendría a traducirse (tal y como lo he titulado) como “garbanzo de garbanzos”. Parece una idiotez pero no lo es tanto. Aunque la base del hummus casi siempre es de garbanzo, este plato admite infinidad de variaciones y puede complementarse con multitud de ingredientes que nos podemos sacar tranquilamente de la manga. Por ahí he visto un Hummus con pimientos y pistacho que he estado muy tentada de hacer (¿se parecerá a la Muhammara que preparé hace tiempo?), pero es solo un ejemplo de los cientos que puedes encontrar en la web.

Esta receta es perfecta para dipear en el aperitivo. Preséntala con un pan de pita recién horneado y no necesitarás muchos prolegómenos más para llegar al plato fuerte más feliz que una perdiz. Bueno, si además haces una tapenade de aceitunas negras y un baba ganoush, tendrás la santísima trinidad de los untables en tu mesa… y a tus comensales a tus pies. Es que pocas cosas hay que superen a las aceitunas, las berenjenas y los garbanzos.

Por cierto, el origen del plato se lo disputan árabes e israelíes (parece que el conflicto se extiende hasta lo gastronómico).  Quizás debieran ver el documental Make hummus not war, un film que afirma que este plato podría hacer  que ambas partes llegaran a entenderse.

Ingredientes

  • 400 gr de garbanzos cocidos de bote (escurridos)
  • 2 dientes de ajo
  • 2 cucharadas de pimentón de la Vera
  • Sal
  • Un ramita de perejil
  • 1 cucharada de comino
  • Aceite de oliva virgen
  • 4 cucharadas de tahina o de sésamo (tostado o crudo)
  • El zumo de un limón

 

Preparación

Machacamos los dientes de ajo con un mortero. En un cuenco trituramos los garbanzos. Añadimos los ajos, la tahina, un chorro de aceite muuuuy generoso y el zumo y trituramos un poco más hasta obtener una pasta fina. Cortamos fino el perejil y añadimos a la mezcla, junto al pimentón y la sal. Probamos y rectificamos de sal y aceite si es necesario.

Lo servimos fresco, con un chorrito de aceite y un poco de pimentón espolvoreado. Acompañamos con el pan de pita caliente.

Anuncios

¡Sorteamos una gastro-experiencia en nuestra casa!

sorteo 26 abril

¡Hola! ¿Queréis cenar con Diego y conmigo algo (supuestamente) rico en un ambiente (supuestamente) relajado? ¡Apuntaos a este sorteo!

Es hiper-sencillo. Dejad un comentario* + email en este post y tú y tu pareja (novio/a, primo/a, perro o periquito) entraréis en el sorteo de una cena en casa de Diego, Alex y Vera el 26 de abril. (Si no queréis mostrar vuestro email a todo el mundo me podéis mandar un email a alcapitelli@gmail.com o un mensaje privado por Facebook). El jueves 17 diremos los ganadores. ¡Suerte!

La idea es preparar algo apetitoso, echarnos unas risas y conocer a gente nueva. Una  vez tengamos a los ganadores os enviaremos un cuestionario para saber vuestras preferencias: si sois de vino blanco o tinto, de pescado o carne, vegetarianos, alérgicos a algo, si os da grima la comida asiática, si sois abstemios. El menú será secreto hasta el final y todo correrá de nuestra cuenta: comida, bebida, música y fregoteo final. Tres días antes de la cena os diremos donde se celebrará (a los que no lo sepáis donde vivimos).

En resumen:

  • Ganadores: 2 personas + parejas
  • ¿Cuándo diremos los ganadores? jueves 17 de abril
  • Envío de cuestionario: jueves 17 –viernes 18
  • Envío indicaciones: Miércoles 23
  • Cena: 26 de abril en Elche (Alicante)

 

 

* Los comentarios que hagáis tardarán un poquito en aparecer porque tendré que aprobarlos. Es una mera formalidad, lo que viene a ser burocracia de WordPress 😉

 

Foto: Pinterest

 

Bizcocho de centeno y manzana

bizcocho centeno

 

Esta receta sirve para tirar por tierra la idea preconcebida que tenemos sobre la harina de centeno. Esos ladrillos de color marrón oscuro que se hacen llamar pan de centeno existen, claro que sí. Son densos hasta decir basta, no bajan por la garganta a menos que los ayudes con litros de leche y tienen un sabor intenso. Y –lo que es más fuerte- a mucha gente le pirra.

Pero hay mucho más al margen de esto y estoy dispuesta a demostrarlo. El centeno le confiere a las recetas de repostería una textura muy agradable, húmeda y suave; el resto de ingredientes rebajan el sabor potente del centeno, que queda como un vago recuerdo de algo remotamente familiar. Por último, las manzanas y la almendra le dan el toque dulce y aportan un extra de aroma a infancia. El resultado es bastante equilibrado.

Para elaborar este bizcocho de centeno he tomado como base esta receta del blog Gastronomía & Cía y la he modificado a mi gusto.

Ingredientes

  • 110 gr de harina blanca de centeno
  • 50 gr de copos de avena
  • 50 gr de azúcar moreno
  • 14 gr de levadura
  • 260 gr de leche entera
  • 100 gr de aceite de girasol
  • 60 gr de miel
  • 2 huevos
  • 1 pizca de sal
  • 140 gr de manzana pelada y troceada
  • 50 gr de almendra picada
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla

 

Preparación

En un cuenco bate los huevos ligeramente junto con el azúcar, la vainilla, la miel y el aceite.

En otro cuenco mezcla la harina, la levadura, la avena, la sal, la manzana y las almendras. Añade la mezcla húmeda y remueve bien. Deja reposar veinte minutos para que la avena se hidrate. Mientras tanto precalienta el horno a 180 grados y unta un molde de mantequilla y espolvoréalo con harina.

Una vez la masa se haya hidratado, viértela sobre el molde y hornea durante unos cuarenta minutos o hasta que esté bien dorado.

 

 

Un mediodía de cocina india fusión

20130311-204241.jpg

Pues bien, esta foto es la razón por la que os he estado machacando con comida india la última semana y media. Aparecemos el 50% de nuestra colla de amigos, las chicas para más señas. Periódicamente realizamos reuniones Adabc o Asociación de Amigos del Buen Comer, o sea un invento para reunirnos los amigos y ponernos hasta las trancas de bebercio y comercio.  El sábado dos de marzo tocó en casa y decidimos hacer cocina india fusión, por aquello de promocionar lo patrio a la vez que traemos culturas lejanas a la mesa.

El aperitivo consistió en dos tipos de dips: Muhammara siria y ensalada raita, acompañadas de panecillos pooris y pan naan con queso. A continuación servimos unas samosas con carrillada de cerdo y un curry de verduras. El plato fuerte lo componía la hamburguesa tandoori y como postre elaboré unas Panna Cottas de chocolate blanco y pistachos con salsa de mango y frambuesas.

La comida no estuvo mal, pero lo que sí fue para rebañar el plato fue la compañía.