Tabouleh con calabacín salteado

tabouleh

Este tabouleh sustituye el tradicional pepino por calabacín salteado y elimina la cebolla fresca, por lo que resulta muy digestivo, ideal para las cenas de verano. Si tienes a mano un manojito de menta fresca, trocéalo y añádelo a esta deliciosa ensalada ¡multiplicarás su frescura!

Puedes sustituir el cus-cus por bulgur, que tiene pinta como de trocito de grano de trigo hervido, como un grano de cus-cus pero más entero.  Por lo visto, en la cocina libanesa el tabouleh se hace con bulgur y no con cus-cus. Este ingrediente cambiará la textura del plato y lo hará más crujiente.

 

Ingredientes

Para dos personas

  • 1 calabacín cortado a daditos
  • 1 tomate grande, maduro y sabroso, cortado a daditos
  • Unos 150 gr de queso feta, cortado a daditos
  • El zumo de medio limón
  • Cus-cus
  • Un puñado de aceitunas negras
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal y pimienta recién molida

Preparación

Salamos al gusto los daditos de calabacín

Calentamos un poco de aceite en una sartén. Cuando esté muy caliente echamos los daditos y salteamos a fuego vivo durante unos minutos. Tienen que quedar dorados por fuera y al dente por dentro, por lo que con dos o tres minutos bastará. Apartamos y reservamos.

Hervimos en un cazo un poco de agua. Cuando rompa a hervir, apagamos y echamos el cus-cus. Yo lo eché a ojo… muy típico en mí. Probad con un par de puñados. Removemos y esperamos un par de minutos para que el grano se ablande. Escurrimos y echamos un cuenco grande. Añadimos el tomate, el calabacín, el queso, las aceitunas y removemos con cuidado. Aliñamos con el zumo de limón, el aceite, la pimienta y la sal. Servimos fresco.

 

 

Anuncios

Ensalada de calabacín y avellanas con vinagreta

Ensalada de calabacín y avellanas

Vale, es verde. Muy verde. Y fácil. Requetefácil. Pero está buenísima, sanísima y sorprende su sabor. Es ideal para aplacar conciencias que han pecado durante un fin de semana entero con comida basura, alcohol y otros excesos. Si, asistentes al Primavera Sound, podéis daros por aludidos. Esta ensalada, acompañada de un Bloody Mary, os quitará la resaca, o al menos os dará la ingenua sensación de haber sido un poco menos malos. Solo necesitas unos cuantos ingredientes frescos y un bol grande.

 

Ingredientes (para 2 personas)

  • 1 bolsa de ensalada mezclum
  • 1 calabacín grande
  • 2 puñados de avellanas partidas por la mitad.
  • 200 gr de queso curado a trocitos, lascas de parmesano o queso de cabra
  • Sal maldon

 

Para la vinagreta

  • Un chorro generoso de aceite de oliva virgen
  • Dos cucharadas de mostaza a la antigua
  • Un chorrito de vinagre de Módena

 

Preparación

Comenzamos por filetear el calabacín y hacerlo a la plancha con un poco de sal. Reservamos.

Preparamos la vinagreta mezclando los ingredientes en un vaso.

Mezclamos en un bol grande el resto de ingredientes y coronamos con el calabacín templado y las avellanas. Añadimos la vinagreta por encima, espolvoreamos sal Maldon y ¡voilà!

 

 

Raita, ensalada de pepino, yogur y frescura

20130303-202946.jpg

Si planeas hacer una comilona India mas te vale no olvidarte de incluir este refrescante entrante en el menú. Cuando te arda la boca como si te hubieras tragado el infierno, desearás con todas tus fuerzas un bocado de esta deliciosa raita o ensalada de pepino y yogur india.

Este entrante es muy común en muchas otras culturas; aunque en griego se llame tzatziki o en turco cacik, el denominador común es el pepino y el yogur. Luego, dependiendo de en qué mesa te sientes, llevará ajo, comino, limón, perejil o cualquier otro aderezo. Casi siempre va  acompañado de algún pan plano, como la pita; nosotros hemos optado por casarlo con panecillos pooris.

Ingredientes

  • 3 pepinos
  • 4 yogures naturales
  • 1 cucharadita de sal
  • 1/4 cucharadita de azúcar
  • 1 cucharadita de comino
  • 1 diente de ajo machacado
  • 1 ramillete de menta fresca.

Preparación

Pela los pepino y córtalos a dados muy pequeños. Hay quien prefiere laminarlos o incluso triturarlos. Mezcla con el yogur, el comino, el ajo y el azúcar. Corta la menta y añádela. Salpimenta al gusto. Sírvelo fresco.

Tan sencillo y tan rico.