Solomillo Wellington

la foto (1)

Weeeeellingon… weeeeellington. Su nombre llevaba varios meses resonando en mi cabeza, como una institutriz estirada de la época victoriana llamando a su pupilo. No recuerdo cómo lo descubrí, pero me cautivó desde el primer instante, ese rollo de hojaldre crujiente y sabroso con una maravillosa sorpresa de solomillo tierno y entre medias la fabulosa salsa Duxelles, un sofrito de champiñones, chalotas, mostaza  y paté. La verdad es que los ingleses tienes cuatro cosas contadas en su gastronomía, pero las cuatro que tienen son riquísimas.

Esta receta de solomillaco Wellington es perfecta para lo que llamamos en el argot cotidiano una comilona en familia. Es potente y reúne dos pilares básicos de nuestra alimentación: carnaza, verduras, pan (hojaldre)  y patatas. Así mamá se quedará tranquila.

Para culminar el atracón con algo dulce recomendamos un crumble, otro habitual de las mesas anglosajonas, como por ejemplo este Crumble del Orgullo Gay.

Ingredientes

Para cinco personas

  • 1 solomillo de ternera alargado (1kg)
  • Hojaldre cuadrado (compra un par de paquetes, unos 500 gr, por si acaso)
  • Sal y pimienta recién molida
  • 5 chalotas
  • 400 gr de champiñones
  • 1 lata de paté o de Foie gras
  • 3 cucharadas de mostaza de Dijon
  • Aceite de oliva virgen extra
  • 1 huevo

 

Preparación

Empieza por preparar la carne. Si el carnicero no te ha quitado la grasa, hazlo tú. Perfecciona la figura alargada del solomillo. Si te sobran trozos, no te preocupes, luego puedes montarlo como un rompecabezas y no se nota gracias al hojaldre.

Salpimenta la carne y márcala en una sartén caliente con un poco de aceite durante algunos minutos, por todos los lados. Hazlo a fuego vivo y solo hasta que esté ligeramente dorado, durante muy poco tiempo, para que el interior quede semicrudo y tierno. Aparta la carne y deja templar.

Precalentamos el horno a 200 grados

Ahora preparamos la salsa Duxelles. Picamos las chalotas muy finas. Yo utilicé un accesorio de la minipímer que tritura porque queda una textura muy fina. Ponlas a sofreír suavemente durante cinco minutos. Mientras, picamos los champiñones y los añadimos. Sofreímos durante diez minutos más. Apagamos, dejamos templar y mezclamos con el paté.

Pintamos el solomillo con la mostaza.

Montamos el solomillo. Extiende la masa cuadrada y unta una fina capa de la salsa, dejando libres los bordes del rectángulo más largos (de otra manera, desbordaría). Coloca de manera paralela la pieza de solomillo. Si falta solomillo y te sobran trozos, colócalos a continuación, siguiendo la forma de rulo del solomillo. Comienza a enrollarlo, con cuidado. Cuando acabes, sella las juntas y colócalo en una bandeja de horno preparada con papel de horno.

Hornea durante veinte minutos y deja reposar otros diez minutos. Yo me pasé de tiempo y se me quemó un poco por arriba. Acompáñalo de patatas asadas y guisantes, para una comida típicamente británica.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s